Fernando Ballesteros nos traslada al agosto de 1997 para analizar el sexto disco de estudio del cantante de los Smiths. El vigésimo aniversario de un disco recibido con tibieza que merece la pena reivindicar.

Efe Eme – Diario de actualidad musical